Cerrar close

Sexting

¿Sabías que México ocupa el 1er lugar en sexting de América Latina?

Hoy en día, muchos adolescentes y jóvenes adultos han encontrado una manera más sensual de expresar interés hacia otra persona. Esta nueva forma de coqueteo se llama “sexting”.

El sexting consiste en la difusión o publicación de contenidos (principalmente fotografías o vídeos) de tipo sexual, producidos por el propio remitente, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico. El sexting también es considerado por muchas personas como una forma divertida de mantener una relación de pareja activa sexualmente. Sin embargo, aquellas personas que practican sexting deben ser muy cuidadosas con lo que envían porque siempre existe la posibilidad de que el contenido sexual del mensaje sea visto por personas que estén fuera de la relación sentimental.

Relacionado con el sexting se encuentra el llamado sex-casting. Con este término se identifica la grabación de contenidos sexuales a través de la webcam y difusión de los mismos por e-mail, redes sociales o cualquier canal que permitan las nuevas tecnologías.

Aquí encontrarás un video que nos explica cómo funciona el sexting y los peligros que conlleva. Mira el video aquí.

Tal como pone de manifiesto Teknautas, según la encuesta anual Relaciones y tecnología realizada por la firma de seguridad McAfee, un 50% de los mayores de 18 años utiliza su móvil para enviar o recibir mensajes, fotos o vídeos de contenido sexual a alguno de sus contactos, y muchos de ellos almacenan en su teléfono esos contenidos que han enviado o recibido y que consideran “de riesgo”. No es sorprendente comprobar que los adultos jóvenes lo hacen más: si nos detenemos en las franjas de edad, el porcentaje aumenta hasta el 70% entre los 18 y los 24 años. Respecto a las diferencias por sexo, ellos practican más sexting que ellas: un 61% de los encuestados reconocía intercambiar este tipo de mensajes, frente a un 48% de las encuestadas. El problema es que muchos no protegen estos archivos debidamente, ni siquiera en sus propios teléfonos. Según esa misma encuesta, el 69% de los participantes asegura su móvil con una clave, el 38%, comparte esas contraseñas con otras personas (sobre todo su pareja) y el 42% todavía utiliza la misma clave en distintos dispositivos.

Un estudio publicado en Julio de 2012 y realizado por University of Texas Medical Branch Health entre adolescentes de 14 a 19 años que estudiaban en institutos públicos de los EE. UU., reveló que más de 1/4 de los adolescentes habían enviado una foto de sí mismos desnudos por medios electrónicos y que la mitad había recibido solicitudes para hacerlo, y que 1/3 había realizado tales peticiones. El estudio también mostró que lo más común es que los chicos se lo pidan a las chicas (al 27% de ellas les molesta mucho) y que los que realizan sexting coinciden en mayor número con los que salen con alguien y con quienes mantienen relaciones sexuales. En el caso de las chicas el estudio lo relaciona con prácticas como el consumo de alcohol o drogas antes del sexo o el tener múltiples parejas. El estudio fue publicado en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

El 20% de los alumnos de un instituto privado del Suroeste de los EE. UU. han utilizado alguna vez sus móviles para enviar una foto sexualmente explícita, el 25% han reenviado ese tipo de imágenes y la mitad de los varones la ha recibido alguna vez. Esto es lo que reveló un estudio realizado por un equipo de psicólogos de la Universidad de Utah y publicado en la revista Archives of Sexual Behavior. Un dato chocante que incluía este informe es que quienes conocían las consecuencias legales del sexting eran los que más lo realizaban: 35% frente a 24% entre los que no eran conscientes de dichos riegos.

Según el Child Exploitation and Online Protection Centre británico, el 38% de los chicos entre 11 y 17 años han recibido mensajes de móvil o de correo electrónico con contenido sexual explícito y el 70% conocían al remitente.

El grupo de seguridad electrónica del Oldham Safeguarding Children’s Board —que trabaja en el área del Gran Manchester— afirma que 2 colegios a la semana acuden a ellos en busca de ayuda por incidentes de sexting y que la cifra va aumentando. Entre estos casos ya han comenzado a detectar los primeros en escuelas de Primaria.

El 10% de los que envían SMS sexuales se ha equivocado alguna vez de destinatario. El estudio realizado en el Reino Unido destaca que casi la mitad de los adultos británicos habrían mandado este tipo de mensajes alguna vez en su vida.

En una encuesta realizada a 10,000 estudiantes, 36.7% admitió que conoce a alguien que haya enviado (o reenviado) por Internet o por celular imágenes suyas en desnudo o semidesnudo, ya sea a conocidos o desconocidos.

Al vincular estas cifras con los 15 millones de niños y jóvenes entre seis y 17 años, que son usuarios de la red, éstas resultan alarmantes. Aproximadamente 5.5 millones de niños son vulnerables a convertirse en víctimas de extorsión, abuso sexual, trata de personas y pornografía infantil e incluso podrían ser sujetos activos en la comisión de delitos sin que tengan una conciencia plena de sus actos.

Ejemplos

Uno de los casos más relevantes en materia de sexting es el de la canadiense de 15 años, quien luego de años de acoso escolar y abusos por haberse tomado una foto semidesnuda, terminó quitándose la vida en octubre de 2012.

Aquí puede ver el video donde ella misma cuenta su caso antes de decidir suicidarse. Mira el vídeo aquí.

Este caso de Argentina en 2012, un par de amigas jugaban a tomarse fotos comprometedoras y una de ellas decide difundir las fotografías de la otra en la red. Lee la nota aquí.

Un sextorsionador captaba a sus víctimas en redes sociales haciéndose pasar por un empresario que buscaba modelos. Lee la nota aquí.

¿Qué es?

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles, recientemente a través de la App Whatsapp.

Según el glosario de ciberseguridad del gobierno de Australia del Sur, es el acto mediante el cual una fotografía digital sexualmente explícita es tomada por una persona a sí misma y es enviada a otra, a través de un MMS vía teléfono móvil.

El Centro de Investigación sobre Delitos contra los Niños de la Universidad de New Hampshire en su destacado estudio publicado en diciembre de 2011 define el sexting como “imágenes sexuales producidas por menores, susceptibles de ser consideradas pornografía infantil”.

Otra definición de sexting a través de Urban Dictionary menciona lo siguiente: “el acto de enviar mensajes de teléfono móvil a alguien con el objetivo de tener con él o ella un encuentro sexual; inicialmente intrascendente, más tarde se convierte en algo sugerente y finalmente explícito.”.

El sexting sólo se considera delito en caso de que la información que se divulgue sea de un menor de edad. En este sentido el sexting puede constituir un delito federal o del orden común en el Estado de Coahuila de Zaragoza

En términos de los artículos 202 y 202 BIS del Código Penal Federal, “Comete el delito de pornografía de personas menores de dieciocho años de edad o de personas que no tienen capacidad para comprender el significado del hecho o de personas que no tienen capacidad para resistirlo, quien procure, obligue, facilite o induzca, por cualquier medio, a una o varias de estas personas a realizar actos sexuales o de exhibicionismo corporal con fines lascivos o sexuales, reales o simulados, con el objeto de video grabarlos, fotografiarlos, filmarlos, exhibirlos o describirlos a través de anuncios impresos, transmisión de archivos de datos en red pública o privada de telecomunicaciones, sistemas de cómputo, electrónicos o sucedáneos. Al autor de este delito se le impondrá́ pena de siete a doce años de prisión y de ochocientos a dos mil días multa.

A quien fije, imprima, video grabe, fotografíe, filme o describa actos de exhibicionismo corporal o lascivos o sexuales, reales o simulados, en que participen una o varias personas menores de dieciocho años de edad o una o varias personas que no tienen capacidad para comprender el significado del hecho o una o varias personas que no tienen capacidad para resistirlo, se le impondrá́ la pena de siete a doce años de prisión y de ochocientos a dos mil días multa, así́ como el decomiso de los objetos, instrumentos y productos del delito.

La misma pena se impondrá́ a quien reproduzca, almacene, distribuya, venda, compre, arriende, exponga, publicite, transmita, importe o exporte el material a que se refieren los párrafos anteriores.”

“… Quien almacene, compre, arriende, el material a que se refieren los párrafos anteriores, sin fines de comercialización o distribución se le impondrán de uno a cinco años de prisión y de cien a quinientos días multa. Asimismo, estará́ sujeto a tratamiento psiquiátrico especializado.”

Por su parte, el Código Penal del Estado de Coahuila de Zaragoza, sanciona este delito en su artículo 301, que a la letra dice: “Se aplicará prisión de siete a once años y multa, así́ como el decomiso de los objetos, instrumentos y productos del delito, incluyendo la destrucción de los materiales gráficos o grabados, a quien procure, obligue, facilite o induzca por cualquier medio o utilice a un menor de dieciocho años de edad, o a una persona sin capacidad de comprender el significado del hecho o de decidir conforme a esa comprensión, o que por cualquier circunstancia personal no pueda resistirlo; para realizar actos de exhibicionismo corporal, o sexuales, lascivos o pornográficos, con el propósito de videograbarlo, filmarlo, fotografiarlo o exhibirlo, por cualquier medio, con o sin fin de obtener un lucro. La misma sanción se impondrá́ a quien financie, elabore, reproduzca, comercialice, distribuya, arriende, exponga o publicite el material a que se refieren las conductas descritas.

Las sanciones que señala este artículo serán de un tercio más del mínimo y máximo, si el corruptor es ascendiente del menor o incapaz, o si al ejecutar los actos ejercía cualquier forma de autoridad sobre aquellos, lo mismo que si el delito se comete en perjuicio de un menor de doce años. En ambos supuestos; además, en su caso, se le privará de la patria potestad, tutela o guarda que ejerza y de todos los derechos sobre los bienes del ofendido.

Para los efectos de este Código se considera acto de pornografía a toda representación realizada por cualquier medio, de actividades obscenas sexuales, explícitas, reales o simuladas.

No constituyen pornografía infantil: las fotografías, videograbaciones, audiograbaciones o las imágenes fijas o en movimiento, impresas, plasmadas o que sean contenidas o reproducidas en medios magnéticos, electrónicos o de otro tipo y que constituyan recuerdos familiares, los programas preventivos, educativos o de cualquier índole que diseñen e impartan las instituciones públicas, privadas o sociales que tengan por objeto la educación sexual, educación sobre función reproductiva, la prevención de enfermedades de transmisión sexual o el embarazo de adolescentes.”

Para el caso de los adultos perjudicados, se tiene que analizar la consecuencia del sexting, que puede ir desde divulgación no autorizada de datos personales en términos de la Ley Federal de Protección de Datos Personales y puede constituirse el delito contemplado en el artículo 68 de la mencionada Ley, que a la letra dice: “Se sancionará con prisión de seis meses a cinco años al que, con el fin de alcanzar un lucro indebido, trate datos personales mediante el engaño, aprovechándose del error en que se encuentre el titular o la persona autorizada para transmitirlos”; hasta casos de extorsión, donde la persona que posee la imagen comprometedora, amenaza a la víctima con divulgarla y arruinar su reputación; si es que ésta última no le entrega cierta cantidad de dinero o bienes.

¿Cómo puedo prevenir ser víctima de extorsión, acoso o divulgación no autorizada de mis imágenes?

Es muy sencillo, debemos seguir tres pasos fundamentales:

  1. No lo produzca: No tome fotos de esta índole, una vez que la imagen entra a internet solemos perder el control de la misma.
  2. No lo transmita: Si le llegan imágenes o información de alguien relacionada con este tipo de conducta, no lo difunda, recuerde que la reputación y la dignidad de esa persona está en juego.
  3. No lo provoque: No solicite este tipo de contenidos, recuerde que las fotografías de su pareja podrían llegar a manos de terceros mal intencionados.

¿Qué instituciones pueden ayudarme?

A continuación, encontrará la liga a diversas instituciones que pueden ayudarle:

  • Denuncia a través de la Comisión Nacional de Seguridad. Consulta su sitio
  • Llame al servicio de Llamadas de Emergencias al 911 que ya se encuentra implementado en el Estado de Coahuila.
  • Ministerio Público de Coahuila. Consulta su sitio.
  • Fiscalía General del Estado de Coahuila. Consulta su sitio.
  • Existe un sitio web español especializado en el tema. Consulta su sitio.
  • Denuncia a través de la plataforma ASI Alianza por la Seguridad en Internet. Consulta su sitio.

Recomendaciones psicológicas

Si usted ha sido víctima de esta conducta, es primordial que solicite ayuda profesional; ignorar el problema no lo hará menor.

Una persona cuya imagen o vídeo erótico es distribuido sin control puede verse humillada públicamente y acosada (ciberbullying si es entre menores), y sufrir graves trastornos a causa de ello.

Ya se ha producido al menos un caso de suicidio originado en el sexting y muchos casos de ansiedad, depresión, pérdida de autoestima, trauma, humillación, aislamiento social, etc. Algunos expertos sostienen que el riesgo social es mayor en localidades pequeñas.

Se conocen casos de adolescentes que han tenido que dejar el instituto o incluso mudarse a otro lugar a causa de la difusión de estas imágenes y de jóvenes a quienes un sexting del pasado les ha costado su empleo. Según un estudio publicado en la revista Pediatrics sobre el sexting entre los menores estadounidenses, el 21% de los que había practicado sexting activo y 25% entre los que recibieron sexting (pasivo) habían acabado sintiéndose muy molestos, avergonzados o atemorizados. Hay incluso quien advierte que los riesgos pueden ser hasta un nivel neurológico por la simple práctica del sexting. Las repercusiones psicológicas pueden verse agravadas si existe sextorsión (extorsión ligada a las imágenes obtenidas) a partir de las fotos o vídeos de sexting.

Fundamento legal

Noticias relacionadas

16 de diciembre 2016

Acoso virtual y ciberbullying

En México; la quinta causa de muerte en los jóvenes son las redes sociales.

16 de diciembre 2016

Difamación y calumnia a través de medios electrónicos

¿Libertad de expresión o desacreditar a alguien publicando algo en su contra?

17 de diciembre 2016

Turismo sexual

¿Sabías que México es el destino número 1 de turismo sexual infantil en América Latina?

¿Fuiste víctima de un Delito?

¡Ayúdanos a reportarlo!

Crear un reporte

Contacto

Por favor escríbenos cualquier observación, comentario o duda. Estaremos al pendiente, ¡gracias!

Enviar un comentario Inscripción a talleres